Salsa Para los Tiempos Nuevos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Salsa Para los Tiempos Nuevos

Mensaje  Admin el Sáb Jul 24, 2010 5:31 am

El cantante y actor retorna a Lima por quinta vez. Ahora convertido en figura mundial. En la siguiente entrega recordamos sus anteriores visitas a la capital peruana. En especial la primera cuando fue tratado como un desconocido. Criado entre dos culturas, Marc Anthony exhibe una propuesta que va con naturalidad del Pop o la Balada en inglés a la Salsa excitante.




Marc Anthony:


Salsa Para los Tiempos Nuevos



Por: Agustín Pérez Aldave



aaarseniooo@yahoo.com






Deja fluir su voz como un tormentoso cauce y cuando entra a lo romántico nos captura con garra y sutileza. Versatilidad que poseen los grandes. Sonero de los nuevos tiempos.
Marc Anthony trae un aliento diferente a la salsa. Otras influencias: del R&B, de la Balada, del Pop. Pero su Salsa tiene también mucho sabor y mucha furia. De inmediato conectamos con su propuesta, mucho más convincente que la de muchos que pasan por “modernos” en la música latina. Ha traído viento fresco a la Salsa, otros sonidos, en resumen: actualidad. Marca radicalmente “otra nota” y con una voz que hace tiempo no aparecía en la música latina.







II

Basta con dar una mirada a los diarios limeños de los primeros días de diciembre de 1993. Cómo informaron acerca de la primera visita de Marc Anthony al Perú. Las pruebas no mienten. El intérprete de “Te Conozco Bien” fue anunciado como uno de los invitados internacionales de la Teletón, pero el desdén reinó entre la prensa. ¿Quién es ese tal Marc Anthony? Incluso un diario (preferimos ahorrarnos el nombre de la desaparecida publicación) prefirió burlarse de “ese desconocido” y en vez de su foto poner un recuadro blanco con un signo de interrogación.Ojo: Había ya grabado su disco debut en la salsa: Otra Nota. Había ya cantado “Vivir Lo Nuestro” en la Combinación Perfecta de RMM al lado de India. Su primera noche en Lima asistió al Coliseo Dibós. Allí se realizaba un bailetón cuyo jurado calificador integrábamos bajo la presidencia de Laura Bozzo. En eso se me acercó José Castillo, entonces manager de RMM-Perú, y nos dijo con su estilo cachaciento: “Ya llegó el flaco”. Y ahí lo teníamos, delante nuestro. Sin ninguna pose. Pinta de rockero, pelucón, espejuelos, jeans. El enorme cantor de “Si Tú No Te Fueras”, “El Último Beso”, “Palabras del Alma” y “Necesito Amarte Más”.

En un intermedio nos acercamos a él y comprobamos su extrema sencillez. Entonces nos confesó que la letra del bolerazo con fuga salsera “El Último Beso” fue inspirado en una historia que le ocurrió a su papá:

“Y con voz quebrantada
me dijiste te quiero
y quise enloquecer
yo seguí mi camino
pasaron los años
y nunca te olvidé
yo seguí mi camino
pasaron los años
y nunca te olvidé...”


Marc estaba acompañado de, ¡nada menos!, David Maldonado, su manager, un viejo zorro que había representado a Eddie Palmieri, Ismael Rivera, Héctor Lavoe y, en especial, a Rubén Blades en su etapa post-Fania. Un dato adicional: David es el autor de la obra musical ¿Quién mató a Héctor Lavoe?.







Entonces empezó el banquete de conversación. A cada rato éramos interrumpidos por el productor del bailetón, el actor Carlos Vértiz, quien sudaba la gota gorda de preocupación: “¿A qué hora llegará ese tal Marc Anthony? ¿Tú lo conoces? ¿Por qué demora tanto?”Incluso cuando volvimos a la mesa del jurado, Carlos preguntaba: ¿Tú lo conoces?. Es que se acercaba el momento de hacer un corte en el concurso de baile para que el flaco actuara. Pasada la medianoche y ante una nueva insistencia de Vértiz, le dijimos: “Hace rato que está ahí mirándote”.Marc cantó a pesar del maltrato del maestro de ceremonias. La gente presente aplaudió como por compromiso. Y David Maldonado nos dijo con fastidio: “Brother, no entiendo. El es una estrella y he visto que su participación no ha sido transmitida por completo, la han cortado”. Esta situación se repetiría en sus otras participaciones en la Teletón. O sea, fue tratado como relleno.Al día siguiente, el domingo, la disquera había programado una conferencia de prensa de Marc Anthony en un desaparecido Restaurant del Ovalo Gutiérrez de Miraflores. Sentí vergüenza cuando al ingresar, algo tarde por cierto, comprobé que era el único periodista presente. Jano Mejía, también de RMM Records de Perú, no parecía preocupado por la situación. Más pesaba en su caso el incorregible y curtido salsero y fanático de Marc que es.

Fue así que, acompañados del sonido de cuchillos y tenedores, iniciamos con Marc una larga charla. Estos encuentros se habrían de repetir en cada una de sus visitas a Lima e incluso en llamadas telefónicas a su domicilio. ¿Por qué en el Perú tenemos que esperar que las estrellas estén muy alto para recién adorarlas? ¿Cuando lo dice Billboard? ¿Cuando a alguien nominan a ese engendro llamado Grammy Latino? ¿Cuando aparecen en algún canal latino de medio pelo de Estados Unidos y solo porque es de Estados Unidos?







Esta apatía y sentido de no anticipación ya se había dado antes con Gloria Estefan cuando llegó como cantante de Miami Sound Machine a La Feria del Hogar. Por algo le dijo Emilio Estefan al productor Matías Jiménez: “La próxima que quieran ver a Gloria les va a costar”. Y nunca volvió Gloria Estefan a cantar en el Perú.En los años recientes algo parecido ocurrió con Juanes, como lo puede corroborar la siempre avispada periodista Carmencita Castilla del diario Ojo. Ella fue la única que lo entrevistó en su primera visita a Lima.Volviendo al almuerzo con Marc Anthony... Luego caminamos harto con todo el séquito. Por ratos, Marc ensayaba remates de sus soneos. Venía de México de un concierto con Celia Cruz y David Byrne. Llegamos al Puente de los Suicidas de Miraflores, una niña se acercó y le dijo que lo había visto en la tele, que había cantado bonito. El le agradeció. Pero el resto de la gente ni se despeinó. Marc sintió algo de vértigo al asomarse por el puente y le llamó la atención que las barandas fuesen tan bajas. Cuando le propusimos que hiciera puenting ya no quiso quedarse. Nos dirigimos a la Bajada de los Baños en Barranco. Este lugar le gustó mucho y dijo que era ideal para hacer un video.

III

Dos años después vino ya con su banda. Marzo de 1995. Para actuar en un local de la avenida Venezuela y en La Isla del Paraíso de La Perla. Viernes 3 y sábado 4. Nos invitó en este último local a ver su show pegados al escenario como pegados estábamos a la versión bolerazo en inglés que hace del tema “I Want To Make It With You” del grupo Bread. Y fue un deleite escucharlo en vivo y en directo. En ese concierto, que apreciamos junto al experto bailador Kuni Fajardo, Marc entonó “Aguanilé” de Héctor Lavoe y “Trucutú” de Tommy Olivencia. Pero, perdonen la insistencia, estuvimos y seguimos pegados todavía a “I Want To Make It With You”:

“Life can be short or long
love can be right or wrong
and if I chose the one I'd like
to help me through
I want to make it with you
I really think that we can make it”


IV

Agosto 1996. Días jueves 8 y viernes 9. Actúa en La Feria del Hogar. Ya era una celebridad. A través de Pierre Aguilar, uno de los responsables de El Gran Estelar del recinto ferial, nos hace llegar la invitación para estar en su prueba de sonido. Acudimos con el legendario reportero gráfico Lucho Talledo y fue otro banquete. Vaya banda probando micrófonos. Muchísima gente impedida de pasar observaba a la altura de los juegos mecánicos. “¿Me vas a entrevistar?”, preguntó Marc al mismo tiempo que casi lo exigió en son de broma. Entonces nos fuimos a una oficina a conversar. Esa vez nos dijo: “Ya lancé dos baladas que dan la prueba que no lo hago mal. Me refiero a “Así Como Hoy”, que grabé para el disco Voces Unidas de EMI, y al duet con La Mafia. Me parece que ahora sería perfecto hacer un disco de baladas. Siempre me ha fascinado la balada”.







V

Nueva York. Año 2001. Carlitos Jiménez, conocedor de los más sabrosos recovecos, nos llevó al local González y Gonzalez a escuchar a una bandita de barrio tocando salsa brava. Más que grata fue la sorpresa cuando, en el intermedio, el DJ soltó a Marc Anthony en “Preciosa” de Rafael Hernández, esa declaración de amor a la isla de Puerto Rico. En espontánea manifestación patriótica los jóvenes boricuas que abarrotaban el local empezaron a corear la canción, que alcanzó su clímax cuando el DJ bajó el volumen y todo se hizo un solo grito: “que aunque pase lo que pase yo seré puertorriqueño, yo seré puertorriqueño / por donde quiera que ande... y con orgullo repito yo te quiero Puerto Rico”.

Tremenda voz y tremendo arreglo del maestro Cuco Peña. Tremendo mérito de haber puesto esa canción tradicional en la nueva generación. Un dato adicional: El documental Romance del Cumbanchero, dedicado a Rafael Hernández y producido por el Banco Popular de Puerto Rico, trae esta excelente versión, cuya letra íntegra les brindamos:

“Yo sé lo que son los encantos
de mi Borinquen hermosa
por eso la quiero yo tanto
por siempre la llamaré Preciosa
yo sé de sus hembras trigueñas
sé del olor de sus rosas
por eso a mi tierra riqueña
por siempre la llamaré Preciosa Isla del caribe
Isla del caribe
BorinquenPreciosa te llaman las olas
del mar que te baña
Preciosa por ser un encanto
por ser un edén
Y tienes la noble hidalguía
de la madre España
y el fiero cantío del indio bravío
lo tienes tambiénPreciosa te llaman los bardos
que cantan tu historia
No importa el tirano te trate
con negra maldad


Preciosa serás sin bandera
sin lauros, ni gloria
Preciosa, Preciosa
te llaman los hijos de la libertad


(INSPIRACIONES DE MARC)
Preciosa te llevo dentro
muy dentro de mi corazón
y mientras más pasa el tiempo
en ti se vuelca mi amor
porque ahora es que comprendo
porque ahora es que comprendo
que aunque pase lo que pase
yo seré puertorriqueño
yo seré puertorriqueño
por donde quiera que ande, ooohhh
porque lo llevo en la sangre
por herencia de mis padres
y con orgullo repito
yo te quiero Puerto Rico
yo te quiero Puerto Rico
y por eso es que me nace hoy
dedicarle este canto
a ese noble jibarito Rafael
y a mi Isla del Encanto
yo te quiero Puerto Rico
yo te quiero Puerto Rico VI


“Aprendí mi Estilo Cantando Música Americana”

De la primera conversación que tuvimos el 5 de diciembre de 1993 presentamos un extracto:
“Al grabar este disco, Otra Nota, encontré interés genuino. Ahora puedo identificar. Soy americano, pero soy latino, mi sangre es latina. Yo solamente nací en los Estados Unidos, pero mi mamá siempre dice que tu sangre te llama y es verdad. A la primera oportunidad de identificar a ese nivel brinqué sin darme cuenta”, empezó diciéndonos.







Venías de cantar en inglés…

No el Rap. Yo no era rapero, como dice todo el mundo. Yo no sé ninguna cosa del rap. Yo cantaba música juvenil bailable en inglés para el mercado americano, música de discoteca.

¿Ese público que hiciste en inglés te sigue ahora que cantas salsa?

Seguro. Por eso me siento muy orgulloso. Es muy interesante porque antes yo oía a mi público, pero ahora lo veo en otra luz, bailando salsa. Son chicos norteamericanos, africanos, afroamericanos, dominicano-americanos, peruano-americanos...

Siendo tu primera incursión en la salsa y aunque tú dices que no dominas la teoría de la salsa, que no conoces muy bien su historia, sin embargo hay clave en tu interpretación...

Yo siempre me crié alrededor de la salsa. Porque mi mamá se pasaba tocando Rubén Blades, Willie Colón, Mon Rivera, Benny Moré. Me crié escuchando la salsa, pero sin tomar mucha conciencia de lo que escuchaba. La salsa siempre estaba presente en nuestro hogar. Ahora lo que hice fue interpretar la salsa simplemente como la sentía, sin darle importancia a la teoría ni nada… Yo dije: “quiero cantar, quiero interpretar, salga como salga, y naturalmente” No aprendí nada. No fui a clase. Fue solamente como la sentía. Por eso nunca quiero perder eso. Porque si hubiese aprendido la salsa teóricamente, que esto se hace y esto no se hace, mi música no hubiese sido igual…

A lo mejor te encasillabas…

Exacto. Para mí trabaja la fórmula de interpretar, cerrar mis ojos y cantar. Yo recuerdo el día en que grabé cada canción de este disco (Otra Nota). Si cantaba “Palabras del Alma” al día siguiente, no hubiese salido de la misma manera. Grabar un tema representa para mí ese día, lo que estaba pensando, lo que sentí ese día. Por eso nunca tengo dos presentaciones iguales. Yo soy de esos cantantes que busco diferentes energías cada día, pero tampoco es tan complicado. Es solamente asumir que no te gustan las barreras como ser humano, como cantante, como artista… Solamente vivir para vivir, cantar para cantar.

¿Qué valores dentro de la salsa, qué personajes determinaron tu paso de la música en inglés a la salsa, quiénes te han impulsado?

Sí, más que nadie Rubén Blades, pero no tanto como cantante sino como persona, como amigo. El siempre me hablaba como a un hermanito: “nada es imposible”, cosas así, cosas muy positivas. Pero más que nada fue mi interés. No artistas ni cantantes de salsa sino mi interés en identificarme con mi cultura. Esa fue mi razón principal para grabar este disco.







¿Tu amistad con Rubén data de presentaciones artísticas que has tenido con él?

No. Somos amigos. El siempre me invitaba a sus giras y yo iba como amigo. Era su invitado. Todavía yo cantaba en inglés. He tenido de Rubén su inspiración como profesional y como ser humano. Él era y sigue siendo un ídolo mío, pero más que como cantante y compositor como un ser humano... Su forma de ser, su forma de pensar... Soy una persona que hace muy poco quería identificarme con mis raíces, pero siendo criado en Nueva York, no sé, todo eran tan americanizado y Mc Donalds y eso. Ni me di cuenta que no me estaba identificando con mi cultura, con mis raíces ni con mi música. Ahora hay muchos latinos en Estados Unidos que necesitan no solamente la razón sino que andan buscando una excusa, ahora que la salsa está de moda, mucha gente se sienten más cómodos porque nadie se va a reír de ellos porque les gusta la salsa. Cuando eso pasaba antes porque no estaba de moda. Pero ahora gracias a este movimiento, cantantes como Jerry Rivera, Rey Ruiz y yo hemos creado este interés en la juventud. Si esa fanaticada que va a los conciertos de Mariah Carey me va a ver a los conciertos, entiendes, hay algo interesante. No es moda, porque no están solos, porque hay un movimiento. Se hace más fácil. No me siento solo.

¿Qué cambios, en ese sentido, observas que han traído ustedes?

Bueno, yo canto para cantar. No lo hago pensando que si es comercial voy a vender más discos. Cuando originalmente grabé este disco yo canté para mí, para llenarme a mí mismo. Como una necesidad personal. Y cada canción, como “Hasta Que Te Conocí”, que alcanzó el puesto número uno en los Estados Unidos y Puerto Rico por mucho tiempo también. “Hasta Que Te Conocí” lo habían grabado en merengue, en balada, todo el mundo, pero yo grabé ese tema sin pensar: “Ah, esta canción va a ser un palo”. Yo la canté porque me llegó a mí.

¿Fue la canción que ayudó a definirte por la salsa?

Sí.
Air Supply, José Feliciano, Rubén Blades, Joe Cocker: Las Influencias

¿Es cierto que ibas en tu coche, escuchaste “Hasta Que Te Conocí”, y dijiste: “Si canto salsa tiene que ser algo como esta canción”?

Exacto. Como te decía, yo cantaba para el mercado americano música bailable. No había mucho que hacer en ese mercado para romperlo musicalmente. Yo me retiré de esa música después de tocar con Tito Puente en el Madison Square Garden. Ya yo había llegado en esa música hasta donde no podía más la música bailable. Por eso me retiré. Lo que pasó fue que después de ese concierto, y al ver la reacción del público, Raphy Mercado me llamó: “Marc, ¿cómo te gustaría cantar en tiempo de salsa?” Y yo dije: “Me retiré hace poco, déjame pensarlo, no sé”. Porque yo no estaba seguro. Un día iba en mi carro y la hermana de mi socio en aquel tiempo me puso “Hasta Que Te Conocí”: “escucha esto”. Y me enamoré inmediatamente del tema. Me bajé del carro y llamé a David Maldonado: “Mira, acabo de escuchar este tema hermano, se llama “Hasta Que Te Conocí”. Si me toca grabarlo empiezo mañana” Y a la semana estaba negociando los contratos. Fue una cosa muy natural. Yo no pensé: “Ah, esta canción en Latinoamérica, ¡wow!, sería un palo”. Nunca, ni una vez. En este disco entero yo canté y escogí los temas porque me gustaban realmente, honestamente, sinceramente.







El título Otra Nota tiene que ver con la idea que se trata de otra generación, de otra época de la salsa?

Sí, y otra manera no solamente de interpretar técnicamente, porque yo tengo mi estilo. Aprendí mi estilo cantando música americana, fue otra onda, otra cosa para mí. Mis inspiraciones no fueron lo normal ni lo acostumbrado porque yo lo hice por otras razones, para llenarme a mí mismo y, para mí, una excusa para identificarme con mi cultura y con mi gente. Fue mi excusa finalmente. Me siento, por eso, otra nota. Yo vivo día a día, lo que me entre, lo que yo sienta en el momento. No sé decir si un día cante sea la que sea. No puedo decir lo que el futuro tiene para mí. Solamente puedo decir que lo que yo cante y lo que yo grabe es porque me llegó en algún momento. A mí me gusta o no me gusta, simplemente eso.

¿Cómo llegas a la película Carlito's Way de Brian de Palma?

Yo estaba en Miami. John Benítez, el supervisor de la música de la película, nos llamó para preguntarnos si nos gustaría participar en la película no solamente como personaje sino también en el soundtrack. Al Pacino hace el personaje de un puertorriqueño y como la película se llevó a cabo en Nueva York en el año 75, lo que estaba de moda era la música disco y la salsa, así que tenía que haber salsa. Tengo una aparición breve. Al principio de la película el personaje de Al Pacino sale de la cárcel y me va a ver en concierto. Yo canté “Parece Mentira” de Roberto Roena: “Antes que tú hables de mí, oye...”

¿Cómo defines tu estilo?

Tengo mi propio estilo porque yo me crié imitando a Air Supply, José Feliciano y Rubén Blades. Tengo influencias como Joe Cocker. Me crié escuchando eso. Al yo cantar este disco mis influencias salieron naturalmente. Nada en este disco fue planificado.

No quiero cambiar la salsa, pero tampoco me da miedo, si lo siento, tratar algo diferente. Pero lo mío no es: “ah, voy a llevar la salsa al próximo nivel”. No soy un ‘crusader'. Voy a hacer todo lo posible para ser honesto no solamente conmigo sino con el público. Eso es lo mío, muy honesto y muy sencillo.

Yo Duermo Muy Bien”

“Estando en la música americana ya yo había pasado por el lujo, los carros, el dinero, los apartamentos, la ropa... Hice un disco como solista, pero como productor, escritor y compositor trabajé para mucha gente. Cuando grabé este disco (Otra Nota) la meta mía fue ganar no sólo el apoyo genuino del público y de mis colegas. Porque grabé este disco, como te dije antes, por razones muy personales. Para mí lo más importante no era dinero porque, por favor, ya yo había pasado por eso. Voy aprendiendo día tras día. Pero para mí es un sueño hecho realidad. Yo duermo muy bien”.



Baladista de Corazón

A principios de julio del 95 llamamos a su domicilio. Estaba sonando en nuestro medio el tema “Te Conozco Bien” del disco Todo A Su Tiempo. Tienen otro extracto de dicha conversación:

¿Por qué sueles decir en las entrevistas que no te consideras salsero si el aliento que imprimes a tu interpretación dice lo contrario?

Lo que yo digo es que no soy sonero. Eso es otra escuela. No me interesa ser sonero.

¿No te parece que pecas de modesto?

Yo digo en lo que es sonear, pregonar. ¿Me entiendes? A mí me han criticado y no me importa. Lo mío es interpretar. Yo soy baladista de corazón y mi vehículo es la salsa.

Sin embargo, hay elementos del soneo en tu canto. Incluso cuando entra el mambo guapeas...

Sí. Pero no sé. No lo hago conscientemente, simplemente lo siento. Yo no conozco lo que es la salsa teóricamente. Ni me importa. Si estoy en clave OK. Pero nunca durante un concierto o una grabación me preocupo si estoy fuera de clave. Yo simplemente interpreto.

Rubén Blades ha sido una influencia poderosa para que tú incursionaras en la salsa. ¿Has tenido algún encuentro con él ahora que ya eres una figura importante?

Seguro. Rubén en un concierto me pasó la antorcha y eso es un sueño mío hecho realidad. Ahorita es más amigo, pero sigue siendo mi ídolo. El siempre me está preguntando si me estoy cuidando, si estoy ahorrando dinero. Cada vez que lo veo me está aconsejando. Sigue siendo mi inspiración.

El movimiento de escena tuyo es inusual en la salsa...

Ah, sí. Brinco, grito, lloro, me río. Es mi forma de ser. Nada es a propósito. Todo sale de mi corazón. Es como un espejo de cómo me siento en ese momento. Cada concierto es diferente.

No Por Revivir la Salsa de Antes

“Grabé “Parece Mentira” para la película Carlito's Way de Brian de Palma y me llena. “Aguanilé” es mi forma de brindarle un tributo al señor Héctor Lavoe y “Trucutú” me gusta porque a mi papá lo llamaban así. No lo hago por revivir la salsa de antes sino porque me llenan esas canciones. Cuando yo escojo una canción siempre me la envían en tiempo de balada. Yo sé cuándo me llega”.



Johnny Pacheco ha dicho que desde Héctor Lavoe no aparecía un cantante así, como Marc Anthony.

Películas

Man on Fire (2004) De Tony Scott
In the Time of the Butterflies (2001) De Mariano Barroso
Bringing Out the Dead (1999) De Martin Scorsese.
Big Night (1996) De Campbell Scott, Stanley Tucci.
The Substitute (1996) De Robert Mandel.
Hackers (1995) De Iain Softley.
Carlito's Way (1993) De Brian de Palma.

Musical
The Capeman de Paul Simon.

Apariciones Musicales

Music Performer Wyclef Jean - Wyclef Jean's All Star Jam at Carnegie Hall (2001)
Yo Soy. Del Son a la Salsa
(1997)
*Romance del Cumbanchero
(1998) Documental dedicado a Rafael Hernandez. Canta “Preciosa”. Además, junto a Gilberto Santa Rosa y Ednita Nazario entona “Lamento Borincano”.
*Al Compás de un Sentimiento.
Documental dedicado al compositor Pedro Flores. Interpreta el bolero “Perdón” junto a Ednita Nazario.

*Editados por el Banco Popular de Puerto Rico.

Dos Grammy


Ganó el Grammy de 1998 por su disco Contra la Corriente, producido por Cuco Peña, en el apartado Mejor performance Tropical Latina. Y con Amar Sin Mentiras volvió a obtener este galardón en el 2004, en el rubro Mejor álbum de pop latino. Son premios otorgados por la academia norteamericana de las ciencias y las artes de la grabación. No se trata del Grammy Latino.

Grabó Tres Temas de Gianmarco

Los temas “Este Loco Que Te Mira”, “Hasta Que Vuelvas Conmigo” y “Caminaré”, incluidas en su disco Libre (2001), son composiciones del peruano Gian Marco. Esta producción, que marcó su retorno a la salsa, trae también “Barco a la Deriva” con charango y zampoñas, “Yo Te Quiero” con furiosa descarga de trombones y “Amor Aventurero”, extraordinario tema con teclado sonando a órgano que recuerda a Charlie Palmieri cuando grabó “Vámonos Pa'l Monte” con su hermano Eddie. Los inicios melódicos de los temas de Marc pueden haber sido un buen gancho para capturar a nuevo público para la salsa. Lo cierto es que luego rompen en salsa brava. En esta producción todos los créditos de los soneos pertenecen a Marc Anthony



http://www.mambo-inn.com/index.php?option=com_content&view=article&id=104&Itemid=41
avatar
Admin
Admin

Mensajes : 689
Fecha de inscripción : 08/06/2010
Edad : 55

Ver perfil de usuario http://marc-anthony.foro-espana.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.